Plan para salvar la posidonia por la «inacción» del Govern balear

El municipio de San José pide permiso para un campo de boyas ecológicas en Cala Vedella.

124
Embarcaciones fondeadas en la costa ibicenca de Cala Vedella, en el ayuntamiento ibicenco de San José. El Mundo 08/12/2019

El Ayuntamiento de San José, en la isla de Ibiza, acaba de solicitar a Demarcación de Costas una concesión para la creación de un campo de boyas ecológicas en Cala Vedella. Una iniciativa que surge a raíz de la preocupación del Consistorio por la proliferación de fondeos ilegales en esta cala y por «la inactividad otras administraciones para su control y regulación», según reconoce este Ayuntamiento gobernado por socialistas en coalición con otras formaciones de izquierdas.

También es resultado de la demanda de los residentes en esta zona del municipio, alarmados ante la saturación de embarcaciones, con hasta más de 60 yates fondeados en verano, y más de un centenar de muertos diseminados por el fondo, que causan un gran deterioro en la vegetación submarina.

El proyecto de regulación de los fondeos presentado ante Demarcación de Costas, consiste en la creación de un campo de boyas ecológicas de bajo impacto, con sistemas de flotación sumergidos que evitan el contacto de cadenas sobre el fondo marino. Este proyecto prevé que se instalen 31 boyas para embarcaciones menores de 12 metros, tres boyas para embarcaciones de entre 10 y 15 metros y 2 boyas para embarcaciones de hasta 20 metros.

Además, prevé una limpieza de los fondos marinos para eliminar todas las estructuras identificadas y utilizadas como muertos de fondeo, con carácter previo a la instalación de las boyas. También incluye el seguimiento de las praderas de posidonia para evaluar su evolución con el tiempo.

El Ayuntamiento solicita la concesión de este campo de boyas por un periodo de 50 años.

El proyecto prevé que se disponga de una embarcación para facilitar el desembarco de personas y la retirada de residuos, evitando de este modo la presencia de embarcaciones auxiliares en la costa o en los canales de navegación, y la acumulación de residuos en los puntos limpios y contenedores próximos a la playa.

Cala Vedella es un puerto natural muy protegido, que en verano ha llegado a llegado a acumular más de cien embarcaciones fondeadas, muchas de ellas empleando boyas unidas a cualquier elemento que se pueda utilizar como muerto (neumáticos, bloques de hormigón, etc.). La mayoría de estos muertos no tienen ninguna autorización y muchos de ellos se ubican sobre pradera de posidonia. Todo el litoral marino de la zona de Cala Vedella se encuentra incluido dentro de la red de espacios protegidos europeos de Red Natura 2000.

El proyecto, que se empezó a desarrollar en 2017 a instancia de los vecinos de Cala Vedella y de la preocupación del Consistorio por la presión humana sobre esta cala.

Más de un centenar de ‘muertos’

La agrupación ecologista GEN-GOB identificó en un estudio una media de 63 embarcaciones en época estival, y localizó 123 muertos en los fondos marinos de Cala Vedella, un 72% sobre posidonia oceánica. Muchos de estos muertos iban acompañados de cadenas que, con la acción del borneo de las embarcaciones, arrastraban los fondos marinos, eliminando la cobertura vegetal (posidonia oceánica o Cymodocea nodosa, básicamente). El estudio alerta de los daños irreversibles que pueden sufrir las praderas de posidonia, entre otras comunidades marinas, si no se eliminan estas estructuras ,y recomienda la regulación de los fondeos siguiendo criterios de sostenibilidad ambiental. Dado que Cala Vedella se encuentra incluida como una de las zonas a regular en el decreto de posidonia aprobado por el Govern balear, el Ayuntamiento ha tenido que revisar el proyecto para confirmar que se cumplen todos las condiciones y obligaciones de esta nueva normativa. También se ha elaborado el correspondiente estudio de impacto ambiental.

Publicado por eEL MUNDO – 8/12/2019 – 11:35 Por: RICARDO F. COLMENERO